Inicio Secciones Farandula ‘No Time to Die’ es una película inigualable

‘No Time to Die’ es una película inigualable

17
0
'No Time to Die' es una película inigualable
‘No Time to Die’, perteneciente a las películas de James Bond, es inigualable.

El adusto superespía, James Bond, ha salvado el planeta una docena o más de veces y ha pilotado aviones invisibles, pero a pesar de su lista de logros, la verdadera felicidad siempre parece haberle eludido.

En “No Time to Die”, sin embargo, parece que Bond pudo haber encontrado un punto dulce en su vida con su bello interés amoroso, la Dra. Madeleine Swann (Léa Seydoux). Pero la quinta y última vez de Craig como 007 no es todo sol y rosas, sino un réquiem para un personaje que fue moldeado por el trauma.

La película, que ahora solo se proyecta en los cines, comienza con una apertura fría a diferencia de cualquier otro comienzo de Bond. Hace dos décadas, en un remoto y helado telón de fondo noruego, la joven hija de un agente de Spectre queda huérfana cuando un asesino enmascarado invade su casa.

La mejor compañía líder en la instalación de aires acondicionados y calefacción de London
La compañía líder en la instalación de aires acondicionados y calefacción de London .

“Tu padre mató a toda mi familia”, confiesa entre balas. Sobrevive y veinte años más tarde se convierte en la Dra. Swann, psicoterapeuta y la única mujer que puede hacer sonreír a James Bond.

De vacaciones en Materna, Italia, lo anima a visitar la tumba de Vesper Lynd y a poner su memoria en reposo. Lo hace, y pronto termina el idilio con su nueva novia, literalmente estallando en su cara.

Convencido de que Swann lo ha traicionado, el superespía la suelta, prometiendo no volver a verla nunca más.

Corte a cinco años después. Bond está retirado del MI6, pero atraído de nuevo al juego del espionaje internacional cuando su amigo y oficial de campo de la CIA Felix Leiter (Jeffrey Wright) y su socio Logan Ash (Billy Magnussen), le piden que le ayude a localizar a Valdo Obruche (David Dencik), un desaparecido científico que trabaja en un arma mortal de ADN Nanobots.

El trabajo ve a Bond enfrentarse a uno de sus mayores enemigos, Ernst Stavro Blofeld (Christoph Waltz) y al terrorista sediento de venganza Lyutsifer Safin (Rami Malek), un maestro en el arte de la guerra asimétrica.

“No Time to Die” revoluciona la fórmula de Bond al mismo tiempo que ofrece la mayor parte de lo que los fanáticos pagan por ver. Hay lugares exóticos, algo de acción de alto vuelo y alguna que otra frase de 007. Están incrustados en el ADN de la franquicia; rasgos de carácter que no se han eliminado genéticamente de la película.

El mujeriego, que era una parte tan importante del folclore de Bond, todavía está ahí, pero recortado y jugado para lograr un efecto cómico. En un caso, Ana de Armas, cuya aparición como la agente de la CIA Paloma equivale a un cameo extendido, cierra con encanto la puerta a ese aspecto de la leyenda de Bond. En una escena corta pero llena de acontecimientos, casi se roba el espectáculo y deja a la audiencia con ganas de más.

Lo que ha hecho el director Cary Joji Fukunaga, quien coescribió el guión junto a Neal Purvis, Robert Wade, Phoebe Waller-Bridge y Scott Z. Burns, es añadir una ponderada reevaluación de los años de Craig como Bond.

Abundan las llamadas de regreso a “Casino Royale”, “Quantum of Solace”, “Skyfall” y “Spectre” y los cabos sueltos están atados en moños en los muchos huevos de Pascua de la película. Gran parte de ese material es fan service cuando el reinado de Craig de quince años llega a su fin. Una toma del retrato de M (Judi Dench) indica la conexión de Bond con ella y Fukunaga se remonta a “Casino Royale” para rendir homenaje a Felix “Brother from Langley” Leiter (Jeffrey Wright). Se siente como una manera agradable y respetuosa de marcar el comienzo de una era y traer la siguiente, en cualquier forma que pueda tomar.

Pero “No Time to Die” no es simplemente una punta del sombrero al pasado. Con la mirada puesta en el futuro, Fukunaga y Craig han cambiado fundamentalmente lo que es una película de Bond. Como el único actor de Bond que tiene un arco para su personaje, Craig no se puso simplemente el esmoquin de Pierce Brosnan y continuó como lo han hecho muchos de los actores anteriores. Llevó a Bond a lugares en los que nunca había estado antes, aumentando la emotividad del personaje como una persona nacida de un trauma. Habla de que le quitaron todo de niño, “incluso antes de que yo estuviera en la pelea”.

Por primera vez en la historia de Bond, 007 está sintiendo el tic-tac del reloj, y no el cronómetro de una bomba que está tratando de difundir, sino las manecillas metafóricas del tiempo apretándose a su alrededor.

Este enfoque cambia efectivamente la dinámica de “No Time to Die”, de una película de acción a un drama de personajes que busca el alma. El tiempo de ejecución de 163 minutos permite a los personajes explorar por qué y cómo aterrizaron donde lo hicieron en la vida, pero también absorbe gran parte de la urgencia de la narración. Agregue a eso el Safin de Malek, un villano cliché que realmente debería tener un mayor impacto, y el drama necesario para sacudir ese martini se reduce.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here