Inicio Secciones Al punto La identificación de los restos de niños en la escuela residencial de...

La identificación de los restos de niños en la escuela residencial de BC se estancó por falta de registros

122
0
La identificación de los restos de niños en la escuela residencial de BC se estancó por falta de registros
La Comisión de la Verdad y la Reconciliación tiene registros de 51 niños que murieron en la escuela.

La falta de acceso a registros y datos de primera mano obstaculizaría la capacidad de identificar los restos de 215 niños encontrados en una antigua escuela residencial en Kamloops, explicó el director del Centro de Diálogo e Historia de la Escuela Residencial India de la Universidad de BC.

Mary Ellen Turpel-Lafond aseveró que el gobierno federal y las iglesias han luchado para que los registros escolares estén disponibles para los grupos que trabajan para identificar a las víctimas del sistema escolar residencial durante más de 20 años.

“Es tan frustrante, tan frustrante para las comunidades, tan frustrante para las familias y es algo por lo que la Comisión de la Verdad y la Reconciliación luchó cada año de su existencia”, aseveró en una entrevista.

La respuesta de los políticos y funcionarios de la iglesia de que el descubrimiento es “impactante” suena hueca, agregó, ya que los pueblos indígenas han tratado de crear conciencia sobre el tema durante años.

Se registra que los niños indígenas de 36 comunidades en todo el interior de BC asistieron a la escuela, mientras que los datos recopilados por el centro de historia y diálogo enumeran 38 comunidades adicionales desde donde los niños fueron enviados a la escuela entre 1943 y 1952.

Turpel-Lafond, abogada y ex jueza de ascendencia cree y escocesa, informó que también escuchó pruebas anecdóticas de niños de Alberta y Yukon que asistían a la escuela, que tenía una matrícula máxima de hasta 500 estudiantes en la década de 1950.

Fue operado por la Iglesia Católica desde 1890 hasta 1969 como una escuela residencial antes de que fuera asumida por el gobierno federal para servir como una escuela diurna local hasta 1978.

Los Tk’emlups te Secwepemc First Nation declaró la semana pasada que los restos de los 215 niños fueron encontrados por un especialista en radares de penetración terrestre.

El trabajo para identificar los restos tendría que comparar fuentes, incluida la historia oral, los registros de la iglesia, los registros de las autoridades locales y las listas de niños que pueden haber regresado a sus respectivas comunidades en un año, pero no al siguiente, dijo Turpel-Lafond.

“Para mí, los niños muertos en esta escuela de Kamloops, y otros, tienen derechos humanos”, añadió. “Tenemos la obligación con ellos de respetar a los fallecidos y tomar medidas prácticas para abordar la indignidad que se les pudo haber hecho a ellos y a sus cuerpos”.

La Comisión de la Verdad y la Reconciliación tiene registros de 51 niños que murieron en la escuela.

Las comunidades de las Primeras Naciones todavía están luchando contra el gobierno federal y la Iglesia Católica en los tribunales para acceder a los registros escolares, aseveró Turpel-Lafond.

Los Misioneros Oblatos de María Inmaculada dirigían alrededor del 47% de las escuelas residenciales de Canadá, incluida la de Kamloops. Los oblatos se han negado a dar a conocer sus registros para ayudar a identificar los restos encontrados y no respondieron una solicitud de comentarios sobre el asunto.

El padre Ken Thorson, el superior provincial de los Oblatos, sostuvo en un comunicado a principios de esta semana que la orden se está convirtiendo en una “conciencia cada vez más profunda” del daño a los pueblos indígenas causado por la colonización y el papel que desempeñó.

El arzobispo J. Michael Miller de la arquidiócesis de Vancouver informó que las organizaciones católicas deberían publicar sus registros.

“Seremos completamente transparentes con nuestros archivos y registros con respecto a todas las escuelas residenciales, y exhortamos a todas las demás organizaciones católicas y gubernamentales a hacer lo mismo”, agregó en un comunicado el miércoles.

Incluso si esa información estuviera disponible, un experto forense en identificación humana dijo que la comunidad enfrenta más obstáculos para encontrar comparaciones de ADN relevantes para identificar a las víctimas donde los descendientes directos ya no están vivos.

Megan Bassendale, directora de la empresa Forensic Guardians International con sede en Vancouver, confesó que el proceso de análisis de ADN puede llevar tiempo.

Encontrar datos de ADN cercanos, como la madre o el padre de la víctima, o identificar características de los registros de salud y dentales puede ser difícil en un sitio que operó durante décadas, expuso.

Bassendale indicó que puede requerir que los científicos prueben el ADN de los linajes familiares de una madre y un padre para delimitar quién podría ser la persona, lo cual es un proceso más complejo.

Sin embargo, tiene la esperanza de que se puedan encontrar identidades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here