Inicio Coronavirus Lo que sabemos hasta ahora sobre el esfuerzo por vacunar a los...

Lo que sabemos hasta ahora sobre el esfuerzo por vacunar a los niños

25
0
Lo que sabemos hasta ahora sobre el esfuerzo por vacunar a los niños
Lo que sabemos hasta ahora sobre el esfuerzo por vacunar a los niños.
Millones de padres dieron un suspiro colectivo de alivio esta semana cuando los resultados preliminares del ensayo de la vacuna Pfizer/BioNTech COVID-19 en niños de 12 a 15 años revelaron lo que muchos habían estado esperando: la vacuna también funciona en los adolescentes.

“Júbilo, esa fue mi respuesta”, dice Nia Heard-Garris, pediatra asistente en Lurie Children’s en Chicago y profesora asistente de pediatría en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, y madre de familia. Ella no era la única que se sentía así.

Con casi un tercio del país que ya ha recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19 y más de 2 millones de vacunas ocurren todos los días, la nube de ansiedad que ha plagado a la nación durante el último año finalmente está comenzando a desaparecer.

El fin de la pandemia está a la vista. Lograr la inmunidad colectiva, el punto en el que se detiene la transmisión porque el virus no tiene suficientes huéspedes susceptibles para infectar, ahora se siente como una posibilidad real. Pero hay un problema: los niños deben estar vacunados.

Majo Bohorquez fashion blogger
Majo Bohorquez fashion blogger.

“Nunca llegaremos a ese nivel poblacional de inmunidad colectiva hasta que vacunemos a los niños”, asegura Jennifer Nayak, jefa de división de enfermedades infecciosas pediátricas del Centro Médico de la Universidad de Rochester en Nueva York. También estaba «increíblemente emocionada» por los resultados de Pfizer/BioNTech.

“El hecho de que los niños estén generando una respuesta sólida a la vacuna es muy positivo y es un buen augurio de que, con suerte, veremos lo mismo a medida que pasamos a los grupos de menor edad en las pruebas de vacunas”, dice Nayak.

Dado que los niños representan aproximadamente el 22% de la población en los Estados Unidos, su inmunidad es crucial para alcanzar un umbral nacional de inmunidad, que los expertos estiman que oscila entre el 70 y el 90%, explica Tara C. Smith, epidemióloga de Kent State, de la Universidad de Ohio.

Incluso si EE.UU. alcanzara ese rango sin niños, la enfermedad continuaría propagándose porque lo que importa es la inmunidad colectiva a nivel local, no nacional, asegura Dominique Heinke, investigadora postdoctoral y epidemióloga en Carolina del Norte.

Incluso en una población altamente vacunada, las personas no vacunadas que se agrupan e interactúan permiten que el virus continúe circulando, especialmente si se congregan en el interior sin máscaras ni distanciamiento social.

Cuanto más continúa la transmisión, más se replica y evoluciona el virus, y más oportunidades tiene de acumular mutaciones. “Mi mayor preocupación es la aparición de nuevas variantes”, dice Smith.

“Ya tenemos varios aquí, y me preocupa que tengamos más que potencialmente podrían escapar a la inmunidad. Sospecho que veremos que los niños se convertirán en un reservorio más prominente de este virus a medida que más adultos estén protegidos por la vacunación».

Niños abandonados en ensayos de vacunas

Se estima que se han producido 3.4 millones de infecciones en niños, según la Academia Estadounidense de Pediatría, lo que representa más del 13% de todos los casos en EE.UU. el riesgo de muerte de los niños por COVID-19 es extraordinariamente bajo, menos del 0.03%, y la complicación más común, el síndrome inflamatorio multisistémico en niños, también es poco común, con poco más de 2.600 casos y 33 muertes hasta fines de febrero.

Pero esas cifras aumentarán a medida que los niños constituyan una proporción cada vez mayor de infecciones.

De ahí la frustración de algunos expertos por el hecho de que se haya tardado tanto en ejecutar los ensayos de vacunas pediátricas.

Además de su ensayo en adolescentes, Pfizer también está probando su vacuna en 4.500 niños de 6 meses a 11 años. Moderna tiene un ensayo para adolescentes en curso y comenzó a reclutar a 6.750 participantes de 6 meses a 11 años para otro. AstraZeneca comenzó un ensayo el mes pasado para personas de 6 a 17 años, y Johnson & Johnson está planeando un ensayo pediátrico.

Si bien existe una buena posibilidad de que la FDA autorice la vacuna Pfizer/BioNTech para ese grupo de edad antes de que comience la escuela, los resultados de los otros ensayos no son probables hasta al menos el otoño de 2021.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here