Inicio Mundo Estados Unidos La defensa de Assange dice que no hay garantías de juicio justo...

La defensa de Assange dice que no hay garantías de juicio justo en EE. UU.

11
0
La defensa de Assange dice que no hay garantías de juicio justo en EE. UU.
Los abogados del australiano ya han anticipado que apelarán al Tribunal Superior de Londres, y en caso de tener un fallo desfavorable, recurrirán al Tribunal Supremo.

El abogado Carlos Poveda, portavoz en Ecuador del equipo jurídico del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, insistió en que Estados Unidos no ofrece garantías de un juicio justo, después de que el Gobierno del Reino Unido haya autorizado su extradición.

«Ya existen precedentes en los que EE. UU. no ha respetado las garantías y sus compromisos», sostuvo a Efe Poveda, sin mencionar cuáles, y consideró que en este proceso solo se ha discutido si la Justicia estadounidense le ofrece un debido proceso y no se ha entrado a valorar los dieciocho cargos que se le imputan.

El letrado ecuatoriano enfatizó que la decisión de la ministra británica de Interior, Priti Patel, de firmar la orden de extradición «no es una decisión final, es una decisión, pero aún no firme», pues la defensa de Assange piensa agotar todas las instancias.

La mejor compañía líder en la instalación de aires acondicionados y calefacción de London
La compañía líder en la instalación de aires acondicionados y calefacción de London.

Los abogados del australiano ya han anticipado que apelarán al Tribunal Superior de Londres, y en caso de tener un fallo desfavorable, recurrirán al Tribunal Supremo.

«Todavía faltarían dos instancias en sede inglesa, pero no hay que perder de vista que se podría activar algún tipo de medida provisional o cautelar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos», apuntó.

Oferta incumplicada

Poveda recordó que el equipo jurídico del fundador de WikiLeaks nunca se creyó el ofrecimiento hecho por el Gobierno británico de que Assange no sería extraditado a un país que tenga penas de muerte.

«Desde el momento en que el expresidente Lenín Moreno abrió las puertas de la embajada de Ecuador en Londres (en abril de 2019), sabíamos que no era verdadero este ofrecimiento, porque siempre se pedía que se exhiba un compromiso por escrito. Nunca lo recibieron», afirmó Poveda.

«Sabíamos que era un pretexto. Nuestra defensa siempre lo puso. Sabíamos que esto era una estrategia de Gran Bretaña, Estados Unidos y Ecuador», añadió el letrado, que sostiene rotundamente que Assange continúa siendo ecuatoriano, algo que está en disputa judicial.

Nacionalidad en disputa

Después de que el Gobierno de Moreno le retirase la nacionalidad, algo que Poveda califica de «totalmente irregular», el caso se encuentra pendiente de la decisión de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Corte Nacional de Justicia, tras recurrir el fallo en primera instancia.

«En este instante, él sigue siendo ecuatoriano», insistió el abogado.

Asimismo, Poveda lamentó que no haya habido ningún pronunciamiento oficial por parte del Gobierno ecuatoriano tras conocerse la decisión del Ejecutivo británico.

«No solo es complicidad, sino también indiferencia y revancha. A la Cancillería no le interesa el tema de Assange. Es un tema marginado, lamentablemente», concluyó.

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, dijo en marzo que daría «todas las facilidades que correspondan» sobre el caso, antes de asegurar que Assange fue «un tema político, muy polémico, donde el Gobierno de (Rafael) Correa (2007-2017) forzó las leyes ecuatorianas para dar protección a un hacker, un pirata de los sistemas digitales».

Una década confinado

Assange, que expuso abusos de EE. UU. en Guantánamo (Cuba), Irak y Afganistán, es reclamado por la Justicia estadounidense para procesarlo por 18 delitos de espionaje e intrusión informática, a raíz de las revelaciones de su portal, que, según su equipo legal, pueden acarrear hasta 175 años de cárcel en ese país.

El australiano lleva más de diez años confinado en el Reino Unido sin ser convicto, primero bajo arresto domiciliario a raíz de un caso de presuntos delitos sexuales ya archivado, y entre 2012 y 2019 estuvo refugiado en la embajada de Ecuador en Londres.

Tras su salida de esa delegación diplomática en 2019, después de que Quito le retirase el refugio, el periodista permanece en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, al este de Londres.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here