Inicio Canada Calgary ¿Es hora de mudarse a una zona menos riesgosa?

¿Es hora de mudarse a una zona menos riesgosa?

296
0
Navy Ayuda
El personal de la Royal Canadian Navy y Task Force Montreal patrulla un área de inundaciones para buscar a aquellos que necesitan ayuda o evacuación en Sainte-Marthe-sur-le-Lac, Quebec.

Un estudio reciente encontró que el cambio climático ha hecho que las tormentas con lluvias extremas sean más frecuentes. En todo Canadá, las inundaciones se han convertido en el desastre natural más costoso, según el Departamento Federal de Seguridad Pública y Preparación para Emergencias.

Las aseguradoras y muchos expertos en políticas esperan que ese número aumente. Un estudio realizado por investigadores de Environment and Climate Change Canadá, encontró que el cambio climático ha hecho que la lluvia sea más extrema y  más frecuentes.

Si bien los expertos ven una variedad de estrategias para ayudar a lidiar con la situación, hay una solución potencial de la que la gente no querría hablar: ¿Cuándo podría ser el momento de retirarse de vivir en las propiedades frente al mar más riesgosas?

Noticiero en español con noticias de Canada en YouTube
Noticiero en español con noticias de Canada en YouTube
Buscando opciones

Jason Thistlethwaite, profesor asociado de la Escuela de Medio Ambiente, Empresa y Desarrollo de la Universidad de Waterloo, en el suroeste de Ontario, espera que formen más programas como el de Quebec, donde a los residentes se les ofreció dinero para abandonar sus hogares..

«Estas estrategias son, con mucho, las mejores formas de mitigación de riesgos porque se expone la gente y la propiedad al agua y la lleva a cero al trasladarlos a un lugar más seguro», aseguró Thistlethwaite.

Pero la idea de lo que se conoce como «retiro administrado», o sacar personas o infraestructura de áreas propensas a riesgos, podría ser más fácil decirlo que hacerlo.

Esa es una historia «muy común», dijo AR Siders, profesor asistente en la Escuela Biden de Políticas Públicas y Administración de la Universidad de Delaware.

«Creo que hay una increíble cantidad de reacción porque las personas tienen vínculos muy fuertes con el lugar donde vivimos».

Buscando control personal

Los ciudadanos aseguran que tienen miedo de que el gobierno los obligue a salir, en lugar de preguntar si les gustaría irse y ofrecer ayuda financiera si lo hacen. Para complicar las cosas, muchos canadienses que viven en estas zonas, no son conscientes del peligro.

«Le hemos hecho esta pregunta a los canadienses y descubrimos que solo el seis por ciento pudo identificar correctamente que, de hecho, vivían en una zona de inundación de alto riesgo», dijo Thistlethwatite.

«No tenemos mapas ampliamente disponibles públicamente diseñados para que las personas puedan apreciar su riesgo de inundación».

Mapas para ingenieros, no para propietarios

Los mapas que existen son antiguos y pueden ser confusos, y tienden a haber sido dibujados para ingenieros en lugar del propietario promedio.

Históricamente, comentó Thisthlethwaite, solo se cubrieron los daños de las inundaciones básicas que ingresan a través de un sistema de aguas pluviales. Pero a fines de 2015, las compañías de seguros comenzaron a ofrecer un seguro contra inundaciones terrestres, que cubre los daños causados ​​por el agua que proviene de fuentes como un río.

«Esta cobertura ahora está disponible en Canadá, pero no está disponible para quienes más la necesitan, porque en nuestras áreas de alto riesgo, o las compañías no están dispuestas a venderla o es prohibitiva», aseguró Thistlethwaite.

Planes del gobierno

Junto con los esfuerzos para actualizar los mapas de inundaciones en Canadá, buscan la actualización económica y fiscal, incluyendo «fondos para la Seguridad Pública de Canadá y los Servicios Indígenas de Canadá para apoyar la creación de un grupo de trabajo para desarrollar opciones para un alto nivel nacional».

«Necesitamos en Canadá tener una respuesta de política pública mucho más fuerte a los riesgos del cambio climático y a los riesgos de inundación».

Construyendo una barrera temporal

Para Little, el camino a seguir para contrarrestar cualquier posible inundación radica en un nuevo producto que encontró en Alemania. Es una barrera temporal de aluminio que pueden instalar dos personas en tres o cuatro horas, mientras que los sacos de arena del mismo volumen demorarían una docena de personas en tres o cuatro semanas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here