Inicio Latinoamerica El repentino cambio de política de Venezuela puede deberse a la disminución...

El repentino cambio de política de Venezuela puede deberse a la disminución del apoyo a Maduro, según fuentes

26
0
El repentino cambio de política de Venezuela puede deberse a la disminución del apoyo a Maduro, según fuentes.
El repentino cambio de política de Venezuela puede deberse a la disminución del apoyo a Maduro, según fuentes.

26 feb. El reciente y abrupto retroceso de Venezuela en su incipiente acercamiento con Estados Unidos y sus opositores internos es probablemente una respuesta a la disminución del apoyo entre su base tradicional, según fuentes cercanas al partido gobernante, votantes y analistas.

Después de meses de descongelar las relaciones con Estados Unidos, la administración del presidente Nicolás Maduro ha dado un brusco giro en las últimas semanas. Cerró la oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas, el fiscal general ordenó el arresto de un activista y la Corte Suprema confirmó la prohibición de ejercer un cargo público impuesta al principal candidato de la oposición en las elecciones de este año.

El cambio puede deberse a la caída del apoyo al gobierno de Maduro, dijeron dos fuentes cercanas al partido gobernante y varios analistas.

Una encuesta realizada por la encuestadora independiente local Delphos en diciembre mostró que sólo el 25% de la gente apoya al gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), frente al 30% de hace un año.

Maduro apuesta a que la intimidación de activistas y opositores políticos le permitirá repetir el resultado de las elecciones presidenciales de 2018, que los principales partidos de la oposición boicotearon, dijeron dos fuentes a Reuters.

«Si hay elecciones, perderá», afirmó una de las fuentes cercanas al partido gobernante, refiriéndose a una votación libre y justa.

El Ministerio de Comunicaciones no respondió a una solicitud de comentarios.

El año pasado, Maduro firmó un importante acuerdo de intercambio de prisioneros con Estados Unidos y acordó celebrar elecciones libres en 2024, lo que llevó a Washington a relajar las restricciones sobre el petróleo, la minería y los bonos venezolanos.

Pero Estados Unidos ha vuelto a imponer algunas restricciones y ha dicho que la revocación de las sanciones petroleras expirará en abril a menos que se permita competir a la candidata de la oposición, María Corina Machado.

Hasta el momento, el gobierno ha descartado la participación de Machado, citando la decisión judicial.

«Las negociaciones dieron frutos con el levantamiento, por un tiempo, de las sanciones», dijo el analista Ricardo Ríos de la consultora caraqueña Poder y Estrategia, citando sus propias investigaciones sobre el partido de Maduro. «Pero las tensiones internas dentro del partido gobernante, porque algunos están más cerca de Rusia y otros de Estados Unidos, significan que se están destruyendo puentes».

Algunos en la órbita de Maduro prefieren una relación más «pragmática» con Estados Unidos, dijo.

La caída de la popularidad de Maduro, especialmente entre su base de clase trabajadora, puede haber impulsado la posición de otros, como el poderoso vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, que está a favor de permanecer con aliados tradicionales como Rusia e Irán, dijo Ríos.

El Ministerio de Comunicaciones no respondió a una solicitud de comentarios sobre si el partido está dividido de esta manera. Los informes sobre tales divisiones han sido negados durante mucho tiempo por altos funcionarios del gobierno.

Geoff Ramsey, del Atlantic Council, dijo que el lado más duro de izquierda del partido que se ve a sí mismo como el sucesor del predecesor de Maduro, el fallecido presidente Hugo Chávez, se estaba reafirmando.

«Estamos viendo una reacción de la línea dura del chavismo, que siente que ha sobrevivido a lo peor y que puede sobrevivir a la reimposición de sanciones si eso significa no correr el riesgo de perder el poder en elecciones semicompetitivas», dijo.

Aumentos exigentes

Los signos de frustración entre la principal base de apoyo de la clase trabajadora a Maduro han aumentado a medida que la prolongada crisis económica de Venezuela ha dejado a muchos sin alimentos, electricidad y agua. Millones ya han huido.

El año pasado hubo 4.000 manifestaciones, en gran parte de trabajadores de la salud pública y la educación que exigían aumentos, un 28% más que en 2022, según el Observatorio de Conflictos Sociales local.

«Mi familia tenía esperanzas en las negociaciones (con la oposición)», dijo María Uzcátegui, profesora de 40 años, en la ciudad occidental de Maracaibo, y añadió que todavía esperaba que Machado pudiera postularse.

«El gobierno está jugando la carta del miedo», afirmó.

«La situación es cada día peor», dijo Carlos Cristancho, un conductor en la ciudad fronteriza de San Cristóbal. «Lo que necesitamos es un cambio de gobierno».

El gobierno no ha aumentado los salarios de unos dos millones de empleados públicos desde 2022, como parte de los esfuerzos para combatir la inflación. En cambio, ha otorgado bonificaciones.

Los trabajadores del sector público ganan un promedio de 40 dólares al mes, apenas una quinta parte de los salarios del sector privado, según datos del Observatorio Venezolano de Finanzas.

Aunque la relajación de las sanciones aumentó brevemente los ingresos del gobierno, la infraestructura petrolera se ha desmoronado desde los años de auge de Venezuela y la producción ha caído aproximadamente un 70% desde principios de la década de 2000.

Un líder comunitario que apareció recientemente en una transmisión estatal aprovechó la oportunidad para pedir suministros de gas más confiables, una muestra inusual de descontento público.

Maduro y su gobierno han culpado durante mucho tiempo a las sanciones estadounidenses por los problemas fiscales de Venezuela, calificando las medidas de «guerra económica».

Ha prometido gasto social en el año electoral, incluidas mejoras en la atención sanitaria de las mujeres. Pero eso parece haber hecho poco hasta ahora para impulsar la popularidad de Maduro.

El gobierno «no tiene propuestas que inspiren a la clase trabajadora. Carece de una bonanza petrolera para movilizar a la gente a través del clientelismo», dijo Enderson Sequera, director de la consultora venezolana Espolitiks.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here