Inicio Actualidad Desplazados por inundaciones en Brasil se enfrentan a un nuevo comienzo

Desplazados por inundaciones en Brasil se enfrentan a un nuevo comienzo

12
0
Desplazados por lluvias en Brasil.
Desplazados por lluvias en Brasil.

Decenas de miles de haitianos y venezolanos que encontraron refugio en el sur de Brasil después de escapar del hambre, la violencia y los desastres naturales se están viendo obligados una vez más a reconstruir sus vidas ahora destrozadas por las inundaciones récord en Rio Grande do Sul.

Reginald Descilong abandonó Haití después de perder a familiares y amigos en el devastador terremoto de 2010. Llegó a Brasil tres años después, cruzando Centroamérica a pie y en autobús. Hoy, este hombre de 39 años, su esposa y sus tres hijas se encuentran en un refugio público en Porto Alegre, la capital del estado inundada.

«Parece que el desastre siempre nos persigue. Llegué aquí pero los problemas no cesan. Perdimos todo lo que había en nuestra casa bajo el agua y ni siquiera podemos regresar en barco», dijo.

«No sé hacia dónde voy ahora. Tenemos que empezar todo de nuevo», dijo a Reuters.
La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) tiene datos de 43.000 refugiados que viven en el estado, entre ellos 29.000 venezolanos y 12.000 haitianos.

Rio Grande do Sul estuvo entre los tres principales estados en recibir refugiados en un programa humanitario federal que reubicó a migrantes que huían de Venezuela en la frontera norte de Brasil.

Muchos, como Descilong, consiguieron trabajos estables con todos los beneficios. Más de 14.000 refugiados encontraron empleo formal en Rio Grande do Sul entre 2011 y 2019, más que cualquier otro estado, según datos del Ministerio de Justicia de Brasil.

El hogar más común para los refugiados del estado ha sido el barrio Sarandí en el lado norte de Porto Alegre, que fue el más devastado por las inundaciones después del colapso de un dique.

Más de 26.000 habitantes de Sarandí con viviendas bajo el agua se encuentran ahora en varios refugios de la ciudad. Muchos dejaron todo atrás mientras escapaban de las crecientes inundaciones, incluidos documentos ahora perdidos para siempre, lo que genera preocupaciones adicionales para los inmigrantes.

La venezolana Carina González, de 27 años, tuvo que dejar una mochila con sus documentos y los de su hija de 11 años cuando huyó de su casa con el agua hasta el pecho.

«Mi marido me dijo que soltara la mochila ni a mi perro. Yo no iba a dejar a mi perro, así que solté la mochila con mis documentos», recordó González. «Somos extranjeros y no podemos hacer nada sin un documento», añadió.

«Muchas personas han perdido los documentos que tenían, sus papeles migratorios, sus documentos de identidad provisionales que tendrán que ser reexpedidos para no quedarse indocumentados en Brasil», dijo la funcionaria de ACNUR Silvia Sander.

Carina y su esposo Xavier dijeron que sus trabajos están seguros, por ahora, pero les preocupa llegar a trabajar en una ciudad donde las calles del centro todavía están bajo el agua.

Cruzaron a Brasil en 2018, huyendo de las tensiones políticas y la crisis económica en la vecina Venezuela. Las inundaciones los han vuelto a provocar agitación.

«Ni siquiera sabemos adónde vamos. No tenemos ningún destino en este momento», afirmó Xavier.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here