Inicio Secciones Enfoque Conozca cómo la toma de Crimea por parte de Rusia llevó a...

Conozca cómo la toma de Crimea por parte de Rusia llevó a la guerra con Ucrania y a tensiones con Occidente

11
0
Cómo la toma de Crimea por parte de Rusia llevó a la guerra con Ucrania y a tensiones con Occidente
Cómo la toma de Crimea por parte de Rusia llevó a la guerra con Ucrania y a tensiones con Occidente.

Hace 10 años, el presidente Vladimir Putin arrebató Crimea a Ucrania, una apropiación de tierras que preparó el escenario para que Rusia invadiera a su vecino en el 2022.

La ágil y eficaz toma de la península en forma de diamante, hogar de la flota rusa del Mar Negro y un popular lugar de vacaciones, desató una ola de patriotismo y disparó la popularidad de Putin. «¡Crimea es nuestra!» se convirtió en un eslogan popular en Rusia.

Actualmente Vladimir Putin ha sido elegido para otro mandato de seis años como presidente y está decidido a ampliar sus logros en Ucrania en medio de los éxitos de Rusia en el campo de batalla y el menguante apoyo occidental a Kiev.

Cabe mencionar que Putin ha sido vago acerca de sus objetivos en Ucrania mientras los combates llegan a su tercer año a costa de muchas vidas en ambos lados, pero algunos de sus principales lugartenientes todavía hablan de capturar Kiev y cortar el acceso de Ucrania al Mar Negro.

Ahora bien, el conflicto más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial ha disparado las tensiones entre Moscú y Occidente a niveles rara vez vistos incluso durante los momentos más fríos de la Guerra Fría.

Cuando Putin se apoderó de Crimea en 2014, dijo que persuadió a los líderes occidentales a dar marcha atrás recordándoles las capacidades nucleares de Moscú.

Es una advertencia que ha emitido con frecuencia, especialmente después del inicio de su invasión a gran escala; en el discurso sobre el estado de la nación del mes pasado, cuando declaró que Occidente corre el riesgo de una guerra nuclear si profundiza su participación en Ucrania; y nuevamente el miércoles, cuando dijo que usaría ese arsenal si la soberanía de Rusia se ve amenazada.

Tatiana Stanovaya, analista, dijo que Putin se siente más confiado que nunca en medio de «la creciente fe del Kremlin en la ventaja militar de Rusia en la guerra con Ucrania y una sensación de debilidad y fragmentación de Occidente».

El investigador principal del Centro Carnegie Rusia Eurasia señaló que el discurso de Putin del mes pasado “creó una impresión extremadamente escalofriante de una espiral de escalada que se está desmoronando”.

El líder del Kremlin, de 71 años, ha presentado la guerra en Ucrania como una batalla de vida o muerte contra Occidente, con Moscú dispuesto a proteger sus logros a cualquier precio.

Su obsesión con Ucrania quedó clara en una entrevista con el comentarista conservador estadounidense Tucker Carlson, en la que Putin pronunció un largo sermón que buscaba demostrar su afirmación de que la mayor parte de su territorio perteneció históricamente a Rusia.

Expuso ese argumento hace 10 años cuando dijo que Moscú necesitaba proteger a los hablantes de ruso en Crimea y reclamar su territorio.

Cuando el presidente de Ucrania, amigo del Kremlin, fue derrocado en 2014 por protestas masivas que Moscú calificó de golpe de estado instigado por Estados Unidos, Putin respondió enviando tropas para invadir Crimea y convocando un plebiscito para unirse a Rusia, algo que Occidente desestimó como ilegal.

Posteriormente, Rusia anexó Crimea el 18 de marzo de 2014, aunque la medida solo fue reconocida internacionalmente por países como Corea del Norte y Sudán.

Varias semanas después, los separatistas respaldados por Moscú lanzaron un levantamiento en el este de Ucrania, luchando contra las fuerzas de Kiev.

El Kremlin negó haber apoyado la rebelión con tropas y armas a pesar de abundantes pruebas en contrario, incluida la conclusión de un tribunal holandés de que un sistema de defensa aérea suministrado por Rusia derribó un avión de pasajeros de Malaysia Airlines sobre el este de Ucrania en julio de 2014, matando a las 298 personas a bordo.

Los rusos criticaron después a Putin por no haber logrado capturar toda Ucrania ese año, argumentando que era fácilmente posible en un momento en que el gobierno de Kiev estaba desorganizado y su ejército en ruinas.

Sin embargo, Putin respaldó a los separatistas y optó por un acuerdo de paz para el este de Ucrania que esperaba permitiera a Moscú establecer control sobre su vecino. El acuerdo de Minsk de 2015, negociado por Francia y Alemania, tras las dolorosas derrotas sufridas por las fuerzas ucranianas, obligó a Kiev a ofrecer a las regiones separatistas una amplia autonomía, incluido permiso para formar su propia fuerza policial.

Muchos ucranianos vieron el acuerdo como una traición a sus intereses nacionales. Si se hubiera implementado plenamente, el acuerdo habría permitido a Moscú utilizar las zonas separatistas para dictar las políticas de Kiev e impedir que alguna vez se uniera a la OTAN.

No obstante, Rusia vio la elección de Volodymyr Zelenskyy como presidente en 2019 como una oportunidad para revivir el anémico acuerdo de Minsk. Pero Zelenskyy se mantuvo firme, dejando el acuerdo estancado y Putin cada vez más enfurecido.

Cuando Putin anunció su “operación militar especial” en Ucrania el 24 de febrero de 2022, esperaba que el país cayera tan rápida y fácilmente como Crimea. Pero el intento de capturar Kiev fracasó en medio de una dura resistencia ucraniana, lo que obligó a las tropas rusas a retirarse de las afueras de la capital.

Cabe añadir que en 2022 se produjeron más derrotas, cuando las tropas rusas se retiraron de gran parte del este y sur de Ucrania bajo una rápida contraofensiva de Kiev.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here