Inicio Comunidad Puro cuento, Canadá establece ambiciosos objetivos de inmigración para la recuperación pospandemia

Puro cuento, Canadá establece ambiciosos objetivos de inmigración para la recuperación pospandemia

508
0
ministro federal de Inmigración, Sean Fraser
ministro federal de Inmigración, Sean Fraser

Ya los inmigrantes que residimos en Canadá se nos hacen familiares y hasta chistosos los anuncios del gobierno en inmigración en relación a seguir aumentando el número récord de nuevos residentes permanentes en Canadá durante los próximos años.

Es increíble que el ministro de inmigración Sean Fraser, envié un mensaje totalmente lejos de la realidad, cuando la negligencia administrativa en las oficinas de inmigración tiene retrasos de casi 2.000.000 de solicitudes sin resolver, con la excusa que este retrasó ha sido generado por la pandemia.

Miren esta perla, El ministro federal de Inmigración, Sean Fraser, dijo en su plan recién publicado que Canadá admitirá 431.645 residentes permanentes en 2022, 447.055 el próximo año y 451.000 en 2024. Además, el señor ministro afirmó, que el gobierno quiere aumentar su tasa de admisión de recién llegados a poco más del uno por ciento de la población de Canadá para 2024. Con todo respeto, el ministro de inmigración en lugar de salir a lanzar globos, debería tomar medidas administrativas en inmigración para solucionar la situación de millones de personas que se encuentran en un limbo migratorio en este país, sin estatus ni seguridad social.

El discurso de Fraser. No se distancia del discurso de sus predecesores, es que parece que no les cambian el texto y lo repiten cual, si fuera un coro de iglesia, que ya nadie cree

“la población de Canadá está envejeciendo y, para fines de la década, el gobierno espera que la proporción de trabajadores por jubilados se reduzca a sólo tres a uno. Si queremos poder sostener nuestro sistema de atención médica, nuestro sistema de educación pública, los servicios sociales y los beneficios que brindan los diferentes niveles de gobierno, necesitamos que vengan más trabajadores y familias jóvenes”, dijo el ministro de inmigración Fraser. Esta retórica ya la hemos escuchado antes y no pasa nada, es puro cuento y nada más.

El gobierno canadiense debe alejarse de la retórica y hacer cosas concretas, es decir, legalizar a los millones de personas que se les han vulnerado sus derechos y no los han legalizado, de lo contrario la economía de Canadá sufrirá las consecuencias, de hecho, ya se nota una falta de mano de obra y la escasez crónica de trabajadores no puede alcanzar su potencial.

Aquí encontré otra perla en el discurso del ministro de inmigración: “esperamos que los tiempos de procesamiento vuelvan a la normalidad para finales de año, y para esto anunciamos una inversión de $85 millones y nuevos sistemas modernos para tratar de acelerar las cosas” es decir que la gente, debe esperar otro año más por un documento que le permita vivir dignamente en este país, eso no es justo.   Mientras tanto esta pobre gente trabaja sin seguridad social y declaran sus impuestos en un país que los mantiene en un limbo migratorio.

Según el ministro, el gobierno superó su objetivo para 2021 de 401 000 nuevos residentes permanentes al aprobar 405 000 solicitudes en 2021, que es la mayor cantidad en un solo año en la historia de Canadá. Sería bueno conocer esa estadística de la cual habla el ministro. La verdad es que estos números no generan confianza cuando se conoce que más de 1.500.000 aplicaciones aún no tiene respuesta y el número sigue creciendo.

El ministro de inmigración saca pecho cuando habla de los 40.000 refugiados afganos en Canadá. De los cuales solo han llegado al país 7.550.

Otro dato que me llamó la atención es cuando el ministro afirmó, “esperamos que alrededor del 57 por ciento de los nuevos residentes permanentes durante los próximos tres años presenten su solicitud a través de flujos económicos” Es decir más dinero para las arcas de gobierno y que el bulto siga creciendo mientras los pobre aplicantes deben esperar por décadas la respuesta a la legalización de sus papeles.

El ministro de inmigración, cerró su discurso afirmando, que el gobierno proyectó que 60.500 refugiados y personas protegidas recibirán un estatus permanente en Canadá en 2022, ese número ahora se ha incrementado a 76.545. “amanecerá y veremos dijo el ciego”.

Es tal el despelote en inmigración que las personas que aplicaron a visa canadiense antes del mes de septiembre del 2021 aún no tienen respuesta y los pobres que llamaron a inmigración a preguntar sobre su solicitud de visa, los funcionarios de inmigración, los invitaron a que volvieran a aplicar ya que por motivos del COVID-19 las aplicaciones realizadas antes de septiembre están embolatadas o simplemente quedaron en el limbo. y además deben volver a pagar por su solicitud de visa increíble que esto pase en este país.

Es hora que Canadá haga honor a su reputación de país de hacer las cosas de manera correcta y trate a las personas que desean venir al país como turistas, residentes, estudiantes o trabajadores con respeto. Inmigración Canadá tiene la responsabilidad de hacer las cosas como deben de ser.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here